Comenzar con el fin en mente

Buckingham School Blog

Tres Acciones de los Padres que Impiden a sus Hijos Convertirse en Líderes

Posted by Colegio Buckingham on Wed, Apr 19, 2017 @ 06:05 PM

parents child.jpg

Texto traducido y adaptado del artículo publicado por el Dr. Tim Elmore fundador y presidente de Growing Leaders, una organización sin ánimo de lucro creada para desarrollar líderes jóvenes. 

“Acabo de terminar una reunión con un grupo de estudiantes universitarios. Mi objetivo era preguntarles cómo se habían adaptado a la vida universitaria. Elegí este grupo de estudiantes, porque cada uno de ellos fue líder en la escuela secundaria. Me pregunté si así habían continuado en la universidad. La triste respuesta que recibí es que no sentían que se habían mantenido al día con las expectativas. Debido a esta realidad, la mitad de ellos ni siquiera había solicitado una posición de liderazgo, y la otra mitad había abandonado su posición.

Esto podría ser predecible, pero también es un patrón.

El profesorado en las universidades dice que ahora los estudiantes a pesar de ser más exigentes, tienen menos resiliencia y además esperan que los profesores los “lleven de la mano”, acepten estándares académicos más bajos y no les exijan demasiado. Incluso los líderes estudiantiles se han pasado a “modo de supervivencia”.

Dan Jones, ex presidente de la Asociación para el Centro de Consejería de Universidades y Colleges, está preocupado por la salud mental y emocional de los estudiantes. En un artículo para The Chronicle of Higher Education, escribe:

"Los estudiantes no han desarrollado las habilidades para calmarse a sí mismos, porque los padres han resuelto todos sus problemas y eliminado los obstáculos. Ellos no parecen tener la fortaleza de carácter de las generaciones anteriores".

 

Esta generación de padres

Recuerdo a mis padres criándome cuarenta o cincuenta años atrás. Ellos eran parte de la "generación silenciosa" que había crecido durante la Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial. Construir resiliencia (sobreponerse a situaciones adversas o dolorosas) y aprender a resolver problemas era parte de lo que me enseñaban. Estas habilidades les habían servido bien a ellos y así mismo querían que yo me preparara para la vida.

Mi generación, sin embargo, creció en la era posterior a la Segunda Guerra Mundial. Las cosas eran mejores, la economía era más fuerte, y la televisión nos decía que "ahora merecíamos un descanso." Así que, como padres, nos centramos en la felicidad y la autoestima de nuestros hijos. Queríamos que tuvieran una vida mejor, pero por desgracia, ahora vemos el resultado de esta filosofía. Cuando los niños se convierten en adultos, a menudo no son felices ni están preparados.

¡Qué triste ironía para estos jóvenes adultos que podrían ser líderes!

 

Lo que dicen los empleadores 

Recientemente, una organización sin ánimo de lucro con sede en San Francisco llamada YouthTruth, realizó un estudio de varios años sobre la preparación universitaria y profesional con un grupo de más de 165 mil estudiantes de secundaria. Los resultados de la investigación fueron bastante sorprendentes: sólo el 45% de los estudiantes se sentían bien preparados para la universidad o para seguir una carrera. En pocas palabras, menos de la mitad sentían que estaban preparados para la vida después de la secundaria.

A medida que trabajamos con los empleadores, nos manifiestan que sus tres mayores necesidades para formar sus equipos de trabajo son:

  • Resiliencia
  • Habilidades para resolver problemas
  • Habilidades interpersonales

Los ejecutivos nos siguen pidiendo que ayudemos a los estudiantes a cultivar este conjunto de habilidades, algunas blandas como la adaptabilidad, el optimismo, el sentido común y otras duras como conocimientos técnicos, facilidad de manejar hojas de cálculo o de operar una máquina. Por desgracia, estas habilidades brillan por su ausencia, y si nuestros jóvenes quieren ser líderes, tenemos que hacer algunos cambios.

 

Tres errores de los padres

Permítanme sugerir tres acciones inconscientes de los padres que disminuyen la capacidad del estudiante para convertirse en un líder, tanto dentro como después de la escuela:

  1. Resiliencia- Si yo nunca los dejo que fallen, nunca van a desarrollar la resiliencia. En mi libro 12 Grandes Errores que los Padres pueden Evitar, digo que la mayoría de los padres se esfuerzan para asegurar que su hijo nunca falle. Nunca. En una clase, en un equipo deportivo, en el trabajo, en lo que sea. Lamentablemente, si no permitimos que experimenten el fracaso, la resiliencia será sólo una teoría que han escuchado sobre las generaciones anteriores. Los jóvenes se están desmoronando ante la primera señal de adversidad. Debemos dejarlos que fracasen en el entorno seguro del hogar para que cultiven la capacidad de recuperarse en el futuro.
  1. Resolución de problemas - Si hago las cosas por ellos, nunca van a desarrollar habilidades para la resolución de problemas. Aunque los empleadores lo que más valoran es la habilidades de resolución de problemas, de alguna manera los recién graduados llegan al trabajo con miedo de intentarlo. ¿Por qué? Yo creo que es porque la mayor parte de sus vidas, hasta el momento, ha sido virtual, pues muchas madres y padres han resuelto los problemas por ellos. Los padres deben alentar a sus hijos a ver los problemas con claridad; imaginar cómo lo van a resolver y a continuación desarrollar los pasos para lograrlo. Nunca van a aprender a resolver problemas si otra persona lo hace por ellos.
  1. Habilidades blandas - Si no moderan su tiempo frente a las pantallas, no van a desarrollar habilidades blandas. Por último, los supervisores están buscando empleados jóvenes con habilidades blandas, o sea, la capacidad de trabajar con los demás, comunicarse bien, mirar a alguien a los ojos, escuchar y resolver los conflictos. Estos son fundamentales e implican interacción cara a cara. Los padres deben equilibrar el tiempo que sus hijos pasan frente a una pantalla con el tiempo que pasan en presencia de personas de diferentes edades.

 

Un caso de estudio

El año pasado, conocí a una pareja que me habló de su hija adolescente. Me comentaron que ella se sentía con todo el derecho de tener un carro, un teléfono inteligente, gastar dinero y todos las prebendas que sus amigos tenían. Si ella no recibía todo esto, acusaba a mamá y papá de ser padres horribles y amenazaba con irse de casa. La pareja estaba en un dilema.

Les animé a que con suavidad y amor aceptaran la amenaza de su hija. Ellos habían creado un ambiente seguro para ella, lo que le impedía darse cuenta de cómo funcionaba realmente la vida fuera de casa. No había nada mejor que una dosis de realidad para darle una nueva visión. La siguiente vez que su hija adolescente los amenazó con irse de casa, le dijeron que no querían que se fuera, pero que tal vez esa sería la mejor manera para que aprendiera las habilidades para la vida que tanto necesitaba.

Ella llevó a cabo su amenaza y la realidad la golpeó de frente en la cara.

La hija se fue sólo por un día y regresó. Su estado de ánimo era diferente. Ahora sabía que había un “nuevo sheriff en la ciudad” o sea, las reglas de casa habían cambiado. Los padres la ayudaron a resolver sus problemas para que se volviera resistente cuando la vida se pusiera difícil. La buena noticia es que esta adolescente aprendería las habilidades de una u otra forma: irse de casa y seguir su vida por su cuenta, o con la ayuda de padres amorosos que equiparían a su niña con las habilidades que necesitaba para la vida. Ahora, se está convirtiendo en una líder en su escuela porque sus padres dejaron de hacerlo todo fácil para ella.

Hagamos esta nuestra historia, también.”

Dejemos que nuestros hijos se caigan y aprendan a pararse de nuevo y ‘sacudirse el polvo’ y resuelvan sus problemas desde cuando están pequeños. Los padres desde la seguridad del hogar podemos ayudarlos de lejos y actuar en caso de emergencia. Así mismo motivemos a los niños a utilizar su tiempo libre en compañía de otros niños y no frente a las pantallas. De esta forma lograremos empoderarlos y ayudarlos a llegar a la edad adulta con resiliencia, determinación, propósito y satisfacción.

Fuente:

http://growingleaders.com/blog/three-parental-acts-hinder-students-becoming-leaders/

Imagen:http://www.freepik.com/free-photo/smiling-lifestyle-bonding-kid-love_1072752.htm

Tags: LIDERAZGO, entrenar las emociones, Inteligencia Emocional

El Hábito de tomar tus propias decisiones

Habito 1 Aprender a Ser Proactivo

El Hábito de actuar con propósito

Habito 2 Comenzar con el Fin en Mente

El Hábito del manejo del tiempo y las prioridades

Habito 3 Poner Primero lo Primero

El Hábito de la abundancia

Habito 4 Pensar en Ganar Ganar

6 principios para criar niños compasivos, sensibles, respetuosos y éticos

Estamos formando buenos seres humanos

¿Cómo estar más cerca de mis hijos para crear ese vínculo emocional tan importante?

Los 7 Hábitos de Niños Felices Parte I

¿Cómo desarrollar líderes en los Colegios?

Ciclo de Conferencias sobre la Felicidad y Nuestros Niños

Guía Rapida sobre Bachillerato Internacional

¿Por qué ser un coach de emociones para sus hijos?

9 Aspectos que debo considerar al elegir un colegio en Bogotá