Comenzar con el fin en mente

Buckingham School Blog

Quiero darle a mi hijo lo que yo nunca tuve

Posted by Colegio Buckingham on Fri, Nov 11, 2016 @ 03:35 PM

father-1633655_1920.jpg

Hemos traducido y adaptado este interesante artículo escrito por el Dr. Tim Elmore, Fundador y Presidente de Growing Leaders (Formando Líderes), conferencista, profesor universitario y autor de más de 25 libros sobre liderazgo.

"Hace poco terminé de hablar ante un grupo de padres. Mi tema: La Crianza de una Generación Paradójica, en el cual les transmití la serie de nuevas realidades que nuestros hijos están enfrentando hoy y que nosotros nunca tuvimos que enfrentar hace tan solo veinte años. Un tema surgió durante la etapa de Preguntas y Respuestas que vale la pena desarrollar aquí.

Diferentes generaciones de padres han pasado por lo mismo: "Quiero darle a mis hijos lo que no tuve cuando era niño."

Es un intento de mejorar respetuosamente el estilo de crianza de nuestros padres. Seamos sinceros. Con cada una de las cuatro últimas generaciones de padres, (comenzando con la mía que creció durante la Gran Depresión), todos hemos querido dar a nuestros hijos las ventajas y lujos que nosotros no disfrutamos de niños.

Esto tiene mucho sentido, pero sólo hay un problema. ¿Qué significa esto realmente?

Cuando tantos padres bien intencionados dicen: "Quiero que mis hijos tengan lo que nunca tuve cuando era niño," ¿está claro a qué nos referimos? Si somos honestos, muchas veces tiene que ver con el dinero y las posesiones materiales. De vez en cuando, en realidad se trata de nuestro tiempo o atención. La mayor parte del tiempo, se trata de otra cosa. Nosotros, los Baby Boomers hemos tapado con dinero nuestros problemas, incluso los que tenemos con nuestros hijos tanto cuando están pequeños, como cuando son adultos.

Cuando decimos: "Quiero darle a mi hijo lo que nunca tuve," nos referimos a lo emocional o a lo económico? Se trata de lo intelectual, lo material o lo espiritual? Mi experiencia me dice que la mayoría de las veces no se trata de "necesidades", sino de "deseos". Y muy a menudo, no es acerca de sus deseos, sino de nuestras propias necesidades. "Es lo que queremos para ellos: que tengan ese coche increíble o el teléfono inteligente o bien, los muebles para su dormitorio.

Sólo recuerde - comprarles "cosas" a ellos no va a devolverle a usted su infancia. No va a aliviar su culpa por no darles cosas intangibles como su tiempo y atención. De hecho, el dinero nunca lo va a reemplazar a usted. Creo que en la mayoría de los casos, lo que nuestros hijos realmente quieren es nuestro tiempo y atención. Nos quieren más que nada. Poco importa si se trata de un profesor de universidad que ofrece una tutoría fuera de su horario de oficina; un entrenador de fútbol que ofrece tiempo adicional fuera del campo; un profesor que ofrece una idea para un mejor enfoque de un proyecto; o bien, un padre que simplemente quiere sentarse y escuchar a su hijo o hija. Pero, por desgracia, aún nos enfrentamos en esta batalla interna, con ganas de darles cosas que no tuvimos. Eso se siente tan bien.

Con esto lo que queremos decir es que queremos que tengan una vida mejor?

Si es así, ¿es esto realmente lo que sucede? ¿Podemos realmente decir que si les damos algo que nunca tuvimos cuando estábamos creciendo, en realidad les ayudará cuando hayan crecido?

El Inconveniente 

Permítanme ofrecer un poco sabiduría y de sentido común al otro lado de la moneda. Hay un inconveniente que un miembro de la facultad me recordó el mes pasado. Cuando pensamos de esta manera, hay una gran posibilidad de que suceda esto:

"Si damos a nuestros hijos lo que nunca tuvimos ... ellos seguramente no conseguirán lo que nosotros hemos logrado."

Dar a los jóvenes regalos que nunca nos dieron a nosotros no crea automáticamente haraganes, o empleados que tienen una pobre ética de trabajo. Pero podría hacerlo. Cuando les damos lo que nunca tuvimos, hay una posibilidad real de que los formemos con una mentalidad de que tienen derecho a todo y que se lo merecen, de forma automática. Sienten que no es un regalo, sino que es un derecho y esta forma de pensar, con frecuencia los puede volver inútiles. Ellos estarán mal preparados para lograrlo cuando sean adultos. Un "almuerzo gratis" es difícil de pagar, una vez que lo hemos conseguido sin trabajar por ello la primera vez.

Dar a los niños lo que nunca tuvimos se puede sentir bien en el momento pero no funciona en el largo plazo. Terminaremos con un adulto que no es capaz de funcionar si no recibe regalos. Y tarde o temprano, se darán cuenta que en el mundo real no van a obtener todo lo que quieren, por lo que es mejor que se acostumbren a eso.

Un padre compartió la siguiente historia conmigo sobre lo que su hijo de 23 años de edad, le dijo recientemente. "Papá, sé que esto suena raro, pero gracias por no comprarme todo lo que mis amigos recibieron de sus padres. Ellos actúan como niños malcriados y yo no quiero actuar como ellos lo hacen".

Este es un joven adulto que ve el panorama general, aprecia lo que tiene y no pide más de lo que necesita, lo cual demuestra una madurez increible.

 

Fuente:

Elmore, T. Abril 2016, Growing Leaders, I Want to Give My Kids What I Didn’t Have Growing Up - http://growingleaders.com/blog/want-offer-kids-didnt-growing/

http://growingleaders.com/blog/about/

Tags: felicidad, Formación en valores

Los 7 Hábitos de Niños Felices Parte I

¿Cómo desarrollar líderes en los Colegios?

Ciclo de Conferencias sobre la Felicidad y Nuestros Niños

¿Por qué ser un coach de emociones para sus hijos?

Guía Rapida sobre Bachillerato Internacional

9 Aspectos que debo considerar al elegir un colegio en Bogotá