Comenzar con el fin en mente

Buckingham School Blog

Colegio Buckingham: Autoestima de Niños y Adolescentes

Posted by Colegio Buckingham on Mon, Aug 26, 2013 @ 06:22 PM

Autoestima de Niños

 

La autoestima en los niños y en los adolescentes es clave para que tengan éxito en la vida, por eso el desarrollo de un autoconcepto positivo es muy importante para su felicidad.

Autoestima significa cómo nos sentimos acerca de nosotros mismos y nuestro comportamiento refleja claramente esos sentimientos. La comunicación es indispensable para mantener las buenas relaciones en todos los ámbitos de nuestra vida con las personas cercanas a nosotros; pero también hablamos con nosotros mismos y, ese diálogo interno, que no es más que esa voz mental con la que siempre estamos interactuando, toma un papel importante en nuestra vida, y hace de nuestra mente una aliada en todo instante.

El diálogo interno, tan simple como pueda parecer, juega un papel importante en el condicionamiento que recibimos para llegar a los resultados que queremos, ya que podemos contar con el apoyo o rechazo de esa vocecita que llevamos dentro.

Si el diálogo interno es negativo en los niños o jóvenes, estarán presentes la depresión y la ansiedad, manifestándose a través de actitudes de aversión a probar cosas nuevas o a tomar riesgos; si cometen algún error culpan a otra persona, se vuelven intolerantes ante la frustración, no se sienten queridos o aceptados, son fácilmente influenciables, no ponen a prueba sus talentos y habilidades y generalmente pretenden no sentir; se tornan emocionalmente indiferentes.

Cuando el diálogo interno es positivo, la autoestima en los niños aumenta, actúan de manera independiente al probar cosas nuevas y desafíos, asumiendo sus responsabilidades y se enorgullecen de sus logros, tienen tolerancia a la frustración, manejan sus emociones positivas y negativas, comparten y se interesan por los demás, despertando su liderazgo.

Para que ese diálogo interno sea positivo y equilibrado, los padres y educadores deben generar un diálogo externo con ellos, tratando de ser generosos con sus elogios, utilizando lo que se llama la “alabanza descriptiva” para darles a conocer cuando están haciendo un buen trabajo o demostrando alguna nueva habilidad o talento, logrando que éste se convierta en un hábito.

Los niños y adolescentes deben tratar de evitar la crítica que toma forma de burla o generar sentimientos de vergüenza ya que esto puede deteriorarlos fácilmente. Los padres y educadores, cuando tengan que llamar su atención, deben lograr que la manera de decirlo sea amable, sin denigrarlos o lastimarlos, sino orientándolos para que actúen de una manera responsable, fomentando una buena relación entre padres e hijos, maestros y alumnos.

Un niño, al igual que el adolescente, necesita reafirmar que se le quiere, por eso hay que repetírselo continuamente junto con declaraciones positivas para que formen imágenes mentales que les ayudarán a desarrollar una autoestima positiva.

Los niños, como los adolescentes, toman decisiones todo el tiempo, los padres y profesores pueden guiarlos de diferentes formas, ayudándolos a desarrollar su capacidad para tomar conscientemente sabias decisiones, y esa seguridad les dará confianza y elevará su autoestima.

- Si tiene que tomar una decisión en base a algún problema, le puede señalar algunas preguntas acerca de la forma en que ve, oye y se siente acerca de la situación que se presenta y qué considera él que podría hacer para cambiarla.

- Ante cualquier situación que se le presente, hay que enseñarle que siempre hay más de una solución; se puede pensar en “una lluvia de ideas” de las posibles soluciones y si el niño o el joven no encuentra alguna, los padres y profesores pueden contribuir sugiriéndoles algunas alternativas. Si aprueba alguna, deben permitirle que considere plenamente las consecuencias y eso hará que se sienta seguro de sí mismo.

Los niños y adolescentes deben aceptar la responsabilidad de su comportamiento, es necesario que tanto padres como profesores adopten el papel de entrenadores, aplicando una disciplina justa, firme y amable, como un concepto positivo básico para su desarrollo.

Si los padres y educadores respetan y toman en cuenta las preocupaciones, niveles de autoestima y habilidades de los muchachos, ellos aprenden a tomar iniciativas de liderazgo que contribuyen a su bienestar y al de la comunidad.

Continúa aquí...

 

Tags: Educación Integral, Formación en valores

Los 7 Hábitos de Niños Felices Parte I

¿Cómo desarrollar líderes en los Colegios?

Ciclo de Conferencias sobre la Felicidad y Nuestros Niños

¿Por qué ser un coach de emociones para sus hijos?

Guía Rapida sobre Bachillerato Internacional

9 Aspectos que debo considerar al elegir un colegio en Bogotá